Estudios de Preinversión avalan la construcción del Metro de Quito

El próximo lunes 10 de septiembre de 2012, a partir de las 10h00, en la Sala de Sesiones del Concejo Metropolitano de Quito, se efectuará el acto de entrega de la segunda fase de los Diseños de Ingeniería de la Primera Línea del Metro de Quito, por parte de la empresa española Metro Madrid y el Instituto Nacional de Preinversión(INP), entidad que dio financiamiento y seguimiento técnico a los estudios, por un monto de USD 29’464.419,50. En el acto estará presente el Secretario Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), Fander Falconí.

Esta segunda fase comprende la ingeniería y diseños definitivos del túnel de 22 kilómetros por donde atravesará el Metro, así como el diseño de 13 de las 15 estaciones, el sistema de instalaciones y el material rodante del proyecto, que comprende 18 trenes de 6 vagones cada uno.

Los Diseños de Ingeniería cuentan con el sustento de once estudios técnicos, que van desde la interpretación cartográfica y geológica hasta el monitoreo sísmico y neotéctonico, mecanismos de desarrollo limpio, estudio de estrategia social, pasando por lo arqueológico y patrimonial. Uno de los factores más importantes de los diseños de ingeniería han sido las condiciones del subsuelo quiteño. Para esto se realizó una evaluación geotécnica mediante 70 sondeos o perforaciones efectuadas entre el mes de octubre de 2011 y marzo de 2012 a lo largo de la ruta del Metro.

Cabe recordar que en la primera fase de los Diseños de Ingeniería -cuyos resultados se entregaron en el mes de mayo- se realizó el diseño de las estaciones multimodales de El Labrador y La Magdalena, así como de las cocheras y los talleres que se ubicarán en Quitumbe y que actualmente se encuentran en un proceso de licitación para su construcción.

Con los resultados de los nuevos estudios de la segunda fase se procederá a realizar una nueva convocatoria internacional para licitar la construcción de las obras civiles.

Los Diseños de Ingeniería Definitivos constituyen la última fase de los estudios que se realizan previa la construcción de la primera línea del Metro de Quito. Se espera que la construcción de las estaciones inicie en noviembre de 2012 y del túnel de 22 km en agosto de 2013, proceso que tendrá un plazo de 36 meses.

Los estudios del Metro de Quito iniciaron en octubre de 2010, con un diagnóstico general sobre la situación de la movilidad en la ciudad que reveló que el problema de la congestión se agravará considerablemente en el futuro si no se toman acciones correctivas a tiempo. Esto debido, básicamente, a la geografía de la ciudad y al incremento del parque automotriz. En el diagnóstico se indicó, además, que actualmente el Sistema de Transporte Colectivo de Quito no está integrado, es desarticulado, lento, inseguro, de baja calidad y no tiene capacidad, ni está diseñado para cubrir las necesidades de transporte de la ciudadanía.

Posteriormente, se elaboraron los estudios de diseño conceptual del Sistema Integrado de Transporte Masivo (SITM) y de factibilidad de la primera línea del Metro, que concluyeron que la primera línea del Metro será 100% subterránea, tendrá una longitud de 22 kilómetros y atravesará sobre la base de mayor densidad poblacional y de servicios públicos y comerciales. El tiempo de viaje desde la parada inicial a la final se ha estimado en 34 minutos, en la actualidad movilizarse la misma distancia toma 1 hora con 40 minutos.La capacidad de desplazamiento del Metro será de 1.500 personas por viaje en cada tren, con una cobertura de demanda de aproximadamente 400 mil pasajeros en el año 2016 y 500 mil en 2030.

Los estudios revelaron, además, que el Metro tendrá 15 estaciones de amplia accesibilidad para los usuarios, con dos estaciones multimodales: Quitumbe, Morán Valverde, Solanda, El Calzado, El Recreo, La Magdalena (Cuerpo de Ingenieros), San Francisco, La Alameda, El Ejido, Universidad Central, La Pradera, La Carolina, Iñaquito, Jipijapa y El Labrador. Estas se construirán en espacios que minimicen los inconvenientes al público durante la construcción, como parques, canchas deportivas o plazas.

Por su parte, el material móvil estará compuesto por 18 trenes de 6 vagones por tren y la velocidad comercial promedio será de 37 km/h. Se ha estimado que el costo aproximado de inversión de este gran proyecto será de USD 1.400 millones.

Las externalidades positivas del Metro y su contribución al cumplimiento del Buen Vivir justifican el aporte técnico y financiero del Gobierno Central, pues se enfoca en resolver los problemas de congestión y contaminación; en mejorar la calidad de vida de los habitantes de Quito, a través del menor uso de combustibles, lo cual incidirá positivamente en la salud y la calidad del medio ambiente. Asimismo, habrá un ahorro en los tiempos de viaje, lo que permitirá a quiteños y quiteñas ser más productivos, dedicar más tiempo a actividades recreacionales o a estar con sus familias.

Adicionalmente, cabe resaltar que la seguridad en el transporte dará un giro positivo, pues se considera al Metro como un medio seguro y confiable; habrá una integración de la ciudad de norte sur; se generarán mayores oportunidades de empleo y, gracias a la transferencia de conocimiento y el uso de tecnología de última generación, habrá un salto cultural y tecnológico para la ciudad.